Tuesday, May 05, 2009

The silence is a burden when you don't really want to talk


Para seguir pintando estrellas en mi Via Láctea sueca, el Miercoles de Pascua: Nina Persson.

Uno de mis locales favoritos, el Uebel + Gefährlich, el bunker frente al antiguo rastro, a un lado de la estacion de Feldstraße.

Se supone que James Iha colaboró en "Colonia", segundo disco de A Camp, proyecto solista (o lateral) de Nina. No sorprenden similitudes entre The Cardigans y A Camp, despues de todo la voz de Nina no es lo único que comparten. Menos musicalmente que en las letras. La escenografía tambien es compartida; recuerdo haber visto las plumas en un concierto de The Cardigans.

Nadie quiso ir conmigo (Luego supe que también fueron Sarah y su pibillo). No me preocupaba, me disponía a ir a un evento personal, casi privado, por no decir íntimo. Me paré frente a ella. A centímetros.

La voz de Nina no es una voz de la que hay que abusar. Dos amigos me dicen que les irrita escuchar 'The First Band On The Moon' completo. Ese detalle es uno de los que han hecho del primer CD de A Camp uno de los que más escucho en esta década. Tanto así que en ciertos cortes agresivos ('Hard As A Stone') tiendo a bajar el volumen. No tanto en los complejos.

El primer CD destila tristeza, agonía en casi todas partes. Me puede hacer daño escuchar 'Algebra' y 'The Same Old Song' con mucha frecuencia. El segundo es más fuerte, le dije a Nina "irónico" y ella me dijo "no me gusta la palabra ironía"; es más The Cardigans; menos country que el primero, aun con sus breves homenajes ('My America').

Nina brilla y sonríe, y mira con esos ojos emily-watsonianos mientras aplaude y canta y toca alguno de sus instrumentos y bebe agua. Vestida de negro luciendo aun más delgada, con zapatos de tacón alto luciendo más alta, sigue siendo la misma mujer de 'Song For The Leftovers' y 'Bear On The Beach'.

A Camp no es una banda de novatos, y son fieles a su sonido incluso en las rolas más complejas como 'The Crowning', 'Walking The Cow' y 'Stronger Than Jesus'; su sonido puede ser a la vez íntimo e indiscreto, puede acariciar y morder.

Al final, de negro y con tacones, estaba repartiendo firmas y fotos. La primera vez que la vi fue en un concierto de The Cardigans, esa vez ella repartia flores desde el escenario, un poco menos alcanzable.

El telonero Kristofer Åström, solo aburrió a la pareja detrás mío, cantó a dúo 'Golden Teeth And Silver Medals'.

Nina es de las favoritas, en más de un sentido. De mis cantantes favoritas, de mis rubias favoritas (las otras son Naomi Watts y Claire Danes) y de mis suecas preferidas (la otra es Lena Olin).

5 comments:

marichuy said...

Querido

Mientras tu te la pasas súper, yo aquí encerrada. Haciendo honor al nombre de tu blog: vivo como en una isla de la envidia.

By the way, acabo de ver a tu otra sueca favorita, Lena Olin.

Besitos

moonlight said...

Un dia de estos haras que me de un parao cardiaco de la envidia. Bueno, mientras no se la achaquen a la influenza todo estara bien.

Champy said...

Ay manito que gusto que la hayas disfrutado como se debe y como te gusta a ti....

Coincidentemente...yo tambien acabo de ver a Lena en The reader....

Nos vamos a Cannes?

Srta. Maquiavélica said...

ahora si te envidiooooooooo, como le haces para ir a tanto evento??eres periodista, gorrón o de plano tienes mucha lana??
jajjaa
besos

John said...

Hola... no nos hemos presentado formalmente pero alguna vez comentaste en mi antiguo blog y creo esperaste una respuesta.
Soy John, The Independent, y aunque probablemente no me recuerdes leo de vez en cuando tus historias.
Me gustaría charlar contigo, tal vez sepas cómo ubicarme.
Un abrazo,
Pd.: Yo también odio las palabras verificadoras