Tuesday, October 20, 2009

Corea del Sur

Entre motivos genéticos o turísticos. De Seúl a Busán. En realidad desde el aeropuerto de Incheón, que está pocamadre.



Nada de jet-lags, que para pendejaditas de ese tipo en vacaciones cortas no hay tiempo.
Directo a Seúl en la línea de suburbano high-tech. Y en el centro de Seúl, a pelear para buscar una dirección.
El hospedaje fue en un hostal bastante familiar cerca de la estación Hyewah. En el compleaños de Jens fuimos a beber cerveza en un club de Jazz.
Se me hizo Seúl como una ciudad que explotó; es grande, más no intimida.



El centro comercial abierto hasta las 4:30 am es híper-real
La visita a la zona demilitarizada es una cosa surreal. Inexplicable la tensión entre soldados herederos de la Guerra Fría en un día maravillosamente soleado.



Sokcho en la costa Este merece más tiempo, pero no lo tuvimos. Entre mar, lago y montañas de granito. Además de que es muy barato. Inolvidable los buffets de sushi y barbacoa.
El Parque Nacional de Seoraksan nos quitó el aliento a mí y a la cámara de Jens.





El transporte es eficiente; si el bus se retrasa, el conductor le pisa que da miedo.
Hay múltiples optiones para llegar a Gyeongju, antigua capital con tumbas en todas partes.
Pasar una noche en un Templo es más cansino que dos, pero no las tuvimos. Sí tuvimos agujetas por practicar Sanmudo, despertamos a las 4 am, vimos el amanecer junto al Buda, hicimos las 108 inclinaciones y comimos vegano.



Busán tambien se merece más tiempo que el que tuvimos. Más cosmopolita que Seúl, tal vez por su condición de puerto marítimo.
Visita a un Sauna. Barbacoa coreana. Y el barquito que nos alejó de otra península que me ha gustado sin haberla explorado totalmente.



Conseguir el Korea+Japan Joint-Pass fue casi laberíntico, información al respecto es tan clara como inexistente. Tal vez escriba alguna entrada en caso de que alguien se interese por el mismo tickete.
A lo peor es por la falta de infrastructura turística en este movilizado país al que quiero regresar aunque sea para beber Sonju de nuevo.
En más de una ocasión la gente asumía que Jens y yo (sin tener inglés como lengua madre) trabajábamos en Corea enseñando inglés.
También hubo gente que pensó que soy asiático, de Bangladesh, o que hablo o entiendo coreano, japonés o chino.

감사 합니다

곧 다시 뵙겠습니다

5 comments:

Champy said...

Pareces Thai.

Mis antiguos jefes me invitabana a sus reuniones y pude convivir un poco con sus tradiciones, probé sus comidas, olí sus aromas...

Oye, felicitaste al Elfo de mi parte???

Nada de Jet-las, que pendejaditas de.... eso ya me lo se... a tu lado vale la pena brincarse esas pendejaditas...

Un centro comercial a las 4:30AM.... los putos gringos tienen su trasnacional Wla-Mart 24 horas y espantan de madrugada...

2046

marichuy said...

George

Como ya te lo he dicho anteriormente, no disimularé: MUERO DE ENVIDIA. Hace tres años que no cruzo el océano, ya me siento como León Enjaulado en este país que se está yendo al carajo, mientras el imbécil presidente nos sube los impuestos y sigue en su estúpida guerra contra el narco. Y yo quiero viajar, quiero ver el mundo.

Besitos

fritzio said...

pues saludos y bienvenido de vuelta. desde méxico, pensando que ya no estabas. parece bueno desafanarse un poco de la cotidianidad, la que sea, por un rato. yo del oriente sé casi nada y esta crónica lo hace ver posible y cerano. cuando haya modo.

moonlight said...

No supe que escribir, se me engarrotaron los dedos. Esta es la 3er visita, creo.
Sigo sin saber.
Te ves radiante, eso es mejor que hacernos morir de envidia.

fritzio said...

El caso es que son cuatro meses cuatro de silencio. Espero, nada más que estés bien. Un saludo