Monday, May 12, 2008

32

Si una vez llegara a mudarme a España, no sería a las Canarias con su clima maravilloso, ni a las Baleares con su aroma turístico (y su queso de Mahón), ni a Cataluña con la proyección internacional de Barcelona, ni a Asturias con su arroz con leche, ni a la Comunidad Valenciana con su paella, ni a Andalucía con sus visitantes inacabables, ni a Cantabria la verde que la quiero verde, ni siquier a Galicia a pesar de su pulpo y su Orujo y su Ribeiro (hmmm... me lo pienso dos veces).
Si una vez me llegara a mudar a España, sería tal vez a Madrid. O al País Vasco.
Nada de fiesta este año. Tal vez sí, fui yo el anfitrión y Jens el único invitado.
El fin de semana del Pentecostal ha coincidido esta vez con mi cumpleaños y pensaba que mucha gente no estaría en Hamburgo. Por otra parte, como cada año también coinciden mis celebraciones con el Aniversario del Puerto de Hamburgo. Siempre coincide con algo: en México con el Día de las Madres.
Ha sido muy culinario.
Pude dormir como bebé y despertarme como piedra. La noche del Viernes salimos un poco tarde de casa y fuimos poco a poco al llenísimo puerto y a media noche destapamos la bebida burbujeante que nois duró poco y fue suficiente. Una parada al Rosi's Bar (mi bar favorito) y llegamos a casa un poco tarde.
Se siente muy bien sentirse saludado. Sentirse felicitado. No sé porqué. Voy a tratar de acordarme de los cumpleaños de otras personas y tal vez pueda contribuir a que se sientan un poquito bien. Hm, debo estarme poniendo viejo. De hecho ya estoy viejo...
El desayuno fue suprimido; pasado el mediodía visitamos el Sushi-Bar en el Mercado, cerca de casa, donde el sushi-maestro coreano nos conoce y regaló sendas bebidas alcoholizadas.
Entre el sushi y la cena el sol traía y llevaba gente del puerto a la playa, en pavimento y en pasto, con poca ropa y lentes de sol. Es que este clima es como para recordarse. También nos llevó al puerto y a un par de fregatas (de España y Alemania) y vimos el baile de los barcos.
Antes de las 7pm llegamos a 'Donostia', el restaurante vasco en el que fui feliz durante dos horas y media, cinco platos consecutivos y bebidas del rojo al transparente, con relieve y con burbujas. La primera bebida fue a cuenta del camarero, tan amable como para ser recordado sin caer en el lameculismo (palabra que aunque no exista deja arrastrar a muchos, tal vez a mí mismo en ocasiones).
Sopas frías, omeletes con diferentes texturas, sal de mar, aceite de oliva, y un queso maravilloso del que traje un trozo.
Creo que regreso pronto. No voy a esperar un año más...

6 comments:

Champy said...

Riquisimo tu post.

Estoy planeando unas serias vacaciones a la brevedad, por lo que me resulta bastante util.

Ya tienes respuestas.

Besos.

luz de luna said...

Ahhhh! Que rico cumple! Felicidades atrasadas, y sí se siente bonito que se acuerden de uno ese dia!
Gracias tambien por la reseña española, nunca he estado alli, pero se que pronto lo hare...Felicitaciones de nuevo!

Eddney Todd said...

Otra vez, bon anniversaire!!

Eso de los cumpleaños culinarios suena muy bien (...sin albur)

BUDOKAN said...

Hola, me ha gustado mucho la hermosa descripción que haces de las ricas regiones de España. Fue un placer leer este post para conocer un poco más la cultura gastronómica. Saludos!

BUDOKAN said...

Y Feliz Cumpleaños!!

Gerardo said...

andaba leyendo (essay before sonata) ensayos sobre una sonata de charles ives y...

eso no tiene mucho que ver con la comida pero algo que me encanta es escuchar "sonoreando" (92.9 fm. yucatán) mientras saboreo una horchata de arroz casera; alguna ensalada. y las vocales de alegría y vino.

anyway... felicidades!!!!!

ahora lo dicho: sigur ros toca en tepoztlan morelos el día 7 de junio y ya tengo mi boleto!!!!
ah!!!! que felicidad... la neta, cuando nos veamos otra vez espero que sea con buena música y comida para aliviar nuestros sentidos.

abrazos efusivos!!

g e r a r d o