Tuesday, March 03, 2009

Crónica no reseña

Claro en su transparencia el miedo a la soledad a oscuras y a la oscuridad a solas.
¿Qué podría estar buscando en mitad de la madrugada con poca ropa y edad?
Nos vemos fobia. Hola Teenagers, I fucked my American cunt, un salto casi hasta el techo.
Antes de entrar eran dos ellas. Al entrar fueron mas de dos, ellos y ellas. Un saludo.
Llegar temprano tras tal cantidad de sueño fue innecesario, además de irrealizable.
No, él no estaba, ni el otro, pero aquél, con su personal narración robaba mi atención.
¿Se puede consumir tiempo en otro lugar? Se puede al menos consumir una cerveza en un bar.

Dos tareas esa noche, una sobre el teclado, otra sobre la batidora, el Tiramisú.
Mezclaba no dos, sino tres idiomas. Si quieres puedo follarte. Es broma. Estás borracho.
Salto más alto, I'm gonna tell you my secrets. Creo que Jens conoce a These New Puritans.
Una sorpresa usual. ¡Qué chico es el mundo! Bello además. Bellísimo. Nos veremos de nuevo.
Primero charla, mucha. Arturo llegó más tarde. Decidió llevarse el resto del Tiramisú.
Mientras, las dos alegres preguntaban, con albóndigas y ensalada. Creo que además escuchaban.
La sorpresa es que, casi todos, incluyendo la camarera, dan un saludo, cordial.

Pasada media noche, tareas listas, y la fobia; desde entonces merodeaba el cansancio. Fuera.
Intentemos ayudarte, ya sé qué buscas. Pero hasta aquí nada más. No quiero tener problemas.
El DJ se nota cansado. Aunque es tarde hay tiempo, espacio y fobia. Nos vamos, pero despacio.
La cerveza más cara de la historia; olvidar pedir el cambio. Era una grata compañía. Y bella.
Dijo Arturo que dirá que se le quemó la otra mitad. Coño, el Tiramisú no se hornea.
Luego la cena, confundió horas con vino, además de que la charla exagerada es interesante.
Antes de dejar el bar el de al lado ya te contaba la mitad de su vida.

4 comments:

marichuy said...

Querido

Me encantó esta crónica, que no reseña. La mezcla de sabores, aromas texturas, razas, idiomas, sexos y preferencias sexuales. Me encantó como los has contado... y se me antojó el tiramisú.

Besos

Champy said...

Y si de repente se me antoja hornear tiramisú...cuál es el resultado?
Además de la convivencia, el vouyerismo fascina a más de 10, y si encima se presenta la oportunidad de la participación? quizá una torta de mota vendría acorde a la ocasión, con una cava helada y una noche estrellada....ya si pedir no importa pues que se me concediera una noche de luciérnagas.

Y llegaría hasta Plutón.

De regreso recogería en Saturno una dotación de guantes negros.

Pasaría por Hamburgo, que no te quepa la menor duda, te dejaría un souvenir y diría Adios sen-ti-men-tal-men-te.

Mua.

fritzio said...

Qué lástima que la envidia es una isla, a la que no se puede escribir, más que en un blog, de carrera y de casi olvido. Donde uno esté, cómo uno esté.
Pienso en una tarde, en Berlín, hará nueve años este julio, varios amigos, recién llegados, en un bar, compartiendo las horas, las cervezas y los alimentos, en un barrio re-conocido por dos de los viajeros. Y las horas, extrañas, que pasaron, y que dieron vuelta por una cuenta que resultó más baja de lo esperado. Y todos comieron y bebieron a gusto, estuvieron a gusto. Pudieron, después de esta noche, seguir su viaje, periplo, de tres semanas, por el continente arcaico. Y sorprenderse de todo y con todo. Las crónicas no necesariamente son reseñas. Las reseñas, pueden llegar a ser crónicas. El tiempo siempre es lo importante.
Saludos

Por cierto, igual y Kubrick no viene al caso. Igual y me di cuenta que tu correo no lo había guardado
http://cinemanchas.blogspot.com/2009/03/llamaradisima-de-atencion.html

Publicado por fritzio para CINEMANCHAS el 3/03/2009 05:00:00 PM

Eddney Todd said...

Y no invitaste!
;)