Wednesday, June 14, 2006

Culpabilidad

Uno hasta se siente culpable por no ver los partidos de la copa mundial. Anocheen casa acariciaba mi 'Viridiana', de colección de Criterion. Sonó el pitido enese momento: Brasil contra Croacia. En Berlín. Adiós Buñuel, nos vemos hasta lapróxima.
Veo el televisor y Roberto Carlos no aparece mucho. Escucho comentarios de gente alrededor: "Ronaldinho debería probar con otro corte de pelo...". Le dije a unamigo hace poco que en este siglo, ser talentoso no basta: hay que ser bello. Yaplica para ambos géneros.
Increíble e inusitadamente, mi agenda (yo mismo estoy sorprendido: tengo agendaeste año) tiene casi todos los fines de semana marcados hasta Agosto.
El Mundial es mi compañero de cita en bastante tiempo. Hoy Alemania. Hoy es la 'vernissage' de la exhibición de Frida Kahlo en el Bucerius; vamos a manifestarnos, pretextos sobran, la razón actual, Atenco. Supongo que la manifestación terminará a tiempo para ver el partido de Alemania.
Uno hasta se siente culpable de no tener la curiosidad de saber lo que significan términos como "fuera de lugar".
Uno hasta se siente culpable de no conocer los himnos de los clubes futboleros.
Uno hasta se siente culpable al admitir que no sabe jugar futbol, ni siquiera de mesa.

4 comments:

Gerardo said...

conocí la colección Criterion por que en la facultad existe un disco de ocho y medio de Felini. lamentablemente he tenido que soñar con que mi inglés es lo suficientemente bueno como para leer dichos textos. ah, el mundial, personalmente no me gusta el futbol pero creo que eso es una fiesta... y, como sea, las fiestas son siempre bienvenidas. a mi en lo personal me gustaria conocer Hamburgo, aunque aun sigo planeando mi regreso a Zacatecas por que dicha ciudad hubome encantado la semana que pase ahí, claro, cerca del Df comprando fayuca y libros de medio uso. a veces extraño comer un panucho y no sentirle el sabor. falta un año para terminar la carrera y otro para titularse, presumiblemente lo haga en poco tiempo. tal vez este msg sea más que comentario. y por ahí tengo unas fotos en formato digital que me gustaría enviarle pero aun no encuentro el disco en el que las hube guardado (aquí las cosas no son tan baratas y no son tan tan tan mejores??)...

Gerardo said...

entonces vimos el apando creyendo encontrar en Revueltas una resignificación de lo urbano y no puede pensar la envidia que me provoca el hecho de que ud viva en , ahí, sí, ahí, no tanto por lo que acontece ahora (poco importa) sino por las calles que he visto en foto. supongo que salir de una ciudad como Mérida es todo un desafio. por ahora quiero seguir conociendo la republica mexicana y aun más mi estado que desconozco, sólo queda el sonido de una radio anunciando que la ley televisa se aprobará a pesar de todo (bienvenidas entonces las manifestaciones) y he pensado en como el sueño se desvanece cuando es tarde y todavia tengo tarea para mañana, amen de la junta del seminario de tesis. quizás aburran estas cosas para tratar de recordar un pasado que se antoja muy lejano, very very far i think.

Gerardo said...

para terminar, en ocasiones no siento esa necesidad de reconocer quienes son o no conocidos, ya ni se diga amigos. eh, pero, bueno, que bien la autoria de estos días que aquí son lluviosos y con bochorno. a pesar de algunas cosas que he tenido que liar y aun peor, tener que permitirlas no por miedo a enfrentarlas sino por que son tan inherentes que de expulsarlas nunca me lo perdonaria, es cierto, a veces hay que ser egoista. desde aquí le envío un saludo pensando que se divertirá en esa fiesta "mundialista" y hará caso omiso a la estupida cobertura de las televisoras del imperio mexicano. mmm, mmm, quiero fotos!!!

De encuentros y desencuentros said...

Ay Jorgiux!!! No es para tanto. Imagínate: yo que me apunté de voluntaria para trabajar en lo del futbol, con la esperanza de conocer gente ( leáse hombres ), y nada más voy a trabjar dos días y todavía no sé de qué, así que eso de "conocer gente" queda descartado, además de que a Hamburgo le tocaron puros partidos chafas. Sin embargo, me alegra estar en el mundial, parece de todo menos fiesta: le falta algo a este país para que se "sienta" esa alegría en un mundial y el tan mentado lema: "Die Welt zu Gast bei Freunden" (no tiene absolutamente nada que ver. La apatía y el valemadrismo se notan en todo lo que da, aunque claro, supongo que en otras ciudades el ambiente este mejor que el de aquí. Sin embargo con todo y todo, al ser voluntaria de dos días, me han tocado cosas ( materiales ) buenas: un celular para hablar gratis en todo Hamburgo y Berlín, el cual, claro, hay que devolver cuando se acaben los juegos en Hamburgo, un uniforme bonito de adidas, vales restaurant, un boleto mensual para viajar gratis en todos los transportes de la ciudad y bueno un par de números de telefonos de unos chicos bastante agradables y de no muy malos bigotes, además de invitaciones gratis a varios eventos exclusivos para los voluntarios, que de divertidos no tuvieron nada, a excepción del musical "El rey león". Y bueno y con toda esa apatía alemana, me he sentado frente a la tele para ver aunque sea ahí, verdad? los partidos y aunque no me gusta el fut, creo que el mundial es algo especial que sólo uno puede vivir pocas veces y así estoy apoyando a la selección mexicana desde mi asiento y hasta me compré mi bandera de México que puse en la parte lateral-trasera de mi baika. Así me uno a ser parte de la "dizque fiesta" aunque no sea tan fanática y no tenga ni zorra idea de futbol. Total a quién le importa?