Monday, August 17, 2009

Dockville Festival 09

¡Dockville Festival! Se ha acabado y me ha dejado polvo en las narices y agujetas en las rodillas. Pocos tinitos y dolor de cuello.

Nomás llegar y pasar el caos de la entrada, Health sorprendió con un caos experimental bajo control, música 100% en vivo, músicos que viven cada uno en su mundo y proyectan su universo cual caleidoscopio; fantástico en vivo, no sé si lo escucharía en casa. A Patrick Wolf le vi de lejos con su traje de diva mientras se bebía un whisky; una pena, pues tenía interés en verle en vivo. Preferí a These New Puritans, esos hermanitos con cara y ademanes de escuincles nerviosos; ¿qué se puede esperar de un "concierto" de cuando mucho 40 minutos de una banda que puede ser repetitiva sin llegar al cansancio sino a lo divertido? Una pena que se les diera tan poco tiempo; les fallaba el micrófono por momentos; una banda potente; un frustrado detrás mío (debo decir "otro frustrado") dijo algo como "pinche audiencia". De Suecia vin(ier)o(n) Miss Li: cinco músicos (4 varones y la Li) en un accidentado concierto compartiendo teclado, bajo, guitarra, contrabajo, clavicordio, trompeta, clarinete, saxofón, batería, pandereta, llevando notas rítmicas desde el soul al pop dulce -no empalagoso- swingueando por el jazz pegadizo y textos claros y divertidos; se les fue la luz dos veces. Lo último de esa noche fue el Grupo Mediático Telekommander, casi pierdo a Jens en el "moshpit" y tuvimos que apartarnos después de algunas "rolas": guitarras, sintetizadores, textos hip-hoperos que me hicieron recordar los sampleros noventeros cuando se tomaba un trozo de una rola ajena para crear la base rítmica de una rola nueva (MC Hammer, PM Dawn) tanto en sonidos como en textos: "was, was de Panzer!" ("el tanque qué", "qué tanques").

Una de las bandas que estaban en la lista de "obligadas" es Wintersleep de Canadá, músicos completos y redondos; el vocalista estira la voz hasta alcanzar las notas tenores de moda como Clap Your Hands Say Yeah! y The Killers, pero con cierta discreción; incansables y en ningún momento aburridos. Aburridos y sosos los Good Shoes, a los que supongo no les faltarían fans, en caso de que los de Green Day se aburran. Los textos de Element Of Crime me acompañaron en la clase de alemán y admito que el nombre cinematográfico del grupo me atraía más que sus textos o su música; están mayores y se nota; el bajista sobresale, al menos cuando dejo de prestar atención a sus textos. El último cd de The Whitest Boy Alive me aburre un poco y parece ser que me aburre por lo mismo que en vivo la les proclama: claros y concisos, funkies y jazzies, pegadizos y contagiosos; los tipos en el escenario brincando son difíciles de ignorar. Obviamente lo más esperado de la noche, y una de las causas de que las ventas de cerveza y los mingitorios colapsaran fueron Mgmt; tienen mucha presión: después de un maravilloso primer cd se les espera un siguiente cuando menos igual de bueno, y también que en vivo ejecuten tan bien como componen; no es tan así; si la gente no conociera sus rolas el concierto hubiera sido menos potente; cerraron con "Kids" (¿con cuál otra?) y un grupo de niños ejecutando una coreografía; una pena que los instrumentos no se puedan coreografiar.

El Domingo Jens ya no tuvo energías. ¿Qué se puede esperar de Panteón Rococó que vienen cada año a dar casi el mismo concierto? Fui a ver a William Fitzsimmons y su ayudante con sus guitarras y textos melancólicos y lentos ("you still hurt me, pa-ra-rá"), muy personal y honesto, me gustaría verle en un bar. De StPauli y Dresden, Estuar son cuatro varones y una chica inquieta que baila y canta entre teclado y acordeones; pero no es la "vocalista principal", una sorpresa agradable. Los Trashmonkeys tenían garantizados a sus fans, y los fans a ellos; se adueñan lo mismo del escenario como de la audiencia: guitarras y gritos fuertes. Escuché una rola de Dennis Lisk, no es para mí ese soul/pop personal pero compartido. Corrí a ver a Black Lips, más "flower-punk" que country, cuando se acercan al country suenan mejor que cuando se alejan de él, un poco de música estudiantil y un guitarrista al que le encanta jugar con el micrófono, si se lo proponen consiguen fans, actitud no les falta, madurez tal vez. Los más esperados del Domingo fueron Kettcar de la escuela hamburguesa, pop con guitarras para el que la gente iba preparada, bailecitos nada tímidos y comentarios acertados a la audiencia entre rola y rola; concierto completo. Vi un rato a the Kabeedies, una chica y tres chamaquitos ingleses, que cómo prenden, textos banales, nada sosos y divertidos hasta el cansancio, rolas cortas y no tan rápidas con guitarra, batería, bajo y la alocada voz de la chica.

4 comments:

Champy said...

Oye manito no conozco a nadie...que pena...bueno a Panteón si pero ya chole verdad???

Fijate que aquí en mi rancho este sabadito hubo mini festivalito en La Huasta, nada que ver pero me aventé a IMS, a Kinky y a Molotov, estuvo de pelos, bueno a mi La Huasta me provoca sentimeintos y emociones desconcertantes... y mis banditas, ps son mis banditas.

Que onda ocn esos de Elemento del Crimen???? nada que ver con tu orate?

2046

marichuy said...

Querido

Tú en esa exquisiteces fílmicas y nosotros aquí con las pantallas cinematográficas copadas por los blockbusters veraniegos made in Hollywood. Del cielo a la tierra, ni hablar.

Besos envidiosos

fritzio said...

de acuerdo con tu manita Marichuy, y con razón lo de Almodorra. Cuando hay variedad de carnes, para qué quedarse con la de res y la de cerdo. Del cielo a la tierra, si, pero de repente puede uno disfrutar algo made in the rest of the world, en Cineteca o UNAM, aunque eso si ya no, snif, en cineclubes

fritzio said...

digo, lo mismo pasa con el cine que con la música. la confusión tiene, además, sus bemoles. la música como si fuera cine. los festivales como si fueran agua que cae, agua de un río, agua mar. que nos valga